6 consejos para una conducción eficiente en empresas de transportes

conduccion-eficiente-en-empresas-de-transporte1

La conducción eficiente en empresas de transportes resulta prioritaria para mejorar la sostenibilidad y la competitividad del sector, hablando en términos energéticos pero también económicos.

¿Por qué? Porque este modelo de conducción reduce:

Las emisiones de CO2.

El consumo de combustible, entre el 10-15%.

Los costes de reparación y mantenimiento: neumáticos, motor, sistema de frenado, embrague caja de cambios…

Además, reduce el riesgo y la gravedad de los accidentes, mejorando la seguridad vial; así como la contaminación acústica y del aire.

¿Y cómo reducirlos?

1. Forma de conducir: la actitud del conductor al volante es esencial para conducir de manera eficiente. El arranque y la puesta en marcha, el cambio de marchas, la aceleración y deceleración, la velocidad, cuidar las distancias para que el coche no experimente cambios bruscos en caso de frenado, etc, son responsabilidad del conductor.

2. El vehículo en carretera: aunque normalmente no se tienen en cuenta hay aspectos que influyen en la conducción eficiente. No sobrecargar el vehículo si no es necesario, mantener las ventanillas cerradas –porque el aire supone resistencia y aumenta el gasto de combustible-, y encender el aire acondicionado solo en momentos precisos, son algunos de ellos.

3. Neumáticos: es fundamental la revisión de la presión de los neumáti

cos, puesto que una presión inferior de la necesaria aumenta el gasto de combustible y provoca un desgaste anticipado de estos.

4. Mantenimiento vehículos: junto a los neumáticos, hay que prestar atención también al motor y al nivel de aceite. Las revisiones deben estar al día.

5. Software de gestión: hay sistemas y programas que mejoran la productividad de las empresas y ayudan a la conducción eficiente, a la gestión de las flotas, los conductores, los gastos de los vehículos, las revisiones, etc.

6. Planificación de rutas: en la conducción eficiente influye el estado de las carreteras, el tráfico, el tiempo, la duración del recorrido…por lo que resulta importante prestarles atención. Por ejemplo, si el tráfico es mayor, el gasto de combustible también lo será.